Mensaje del Alcalde

Cuando los presagios de la primavera se caen a nuestros corazones…

Mis Compatriotas Patrióticos,

Que bonito y bueno que la naturaleza nunca nos deje solos. Estamos dejando atrás un invierno angustiado, triste, muy carente de tranquilidad. ¿Qué culpa tiene el invierno?, también es un regalo de la naturaleza. En cambio, las angustias son las obras del ser humano. Es la hora exacta de empezar a trabajar sabiendo esto, añadirnos a la naturaleza con nuestro esfuerzo, nuestra esperanza y voluntad de proteger la vida.

El primer paso de esto pasa por ser respetuosos con la naturaleza, la historia y la geografía. Debemos no olvidar los que sufrieron las consecuencias para que podríamos disfrutar las bellezas.  Aunque sea difícil de fundar un país contemporáneo, secular, democrático en una geografía llena de sufrimiento y pena, vivirlo también depende de un amor que requiere tanto esfuerzo. Entontes, nuestor mártires no habrán muerto por nada o aquellos esfuerzos abnegados no habrán ido por nada y les transferiremos con orgullo a las generaciones futuras este encomendado tan bonito. No es suficiente que se caiga el presagio de la primavera al agua, al aire y al suelo. Tenemos que hacer caer los presagios verdaderos de la primavera, que ofrecernos mutuamente las flores que se hacen altas allí con las canciones "Somos uno y que bonitos somos” sin considerarnos separados, sin romper, sin desacreditar sin marginando. ¿Cuántas veces la Historia puede probarlo y enseñarlo? ¿Cómo habrán podido lograr estas cosas tan grandes, tantas personas inolvidables que añadieron valor en todos los aspectos a este país con nuestro Gran Líder Veterano Mustafa?

Hoy tenemos que hablar por despecho de la esperanza, de la luminosidad y las esperanzas sobre los bonitos días futuros. Ya entonces, el ruido sofocante callará, la voz de la maldad y la del desamor callarán.

El 8 de Marzo, el Día Mundial de la Mujer Trabajadora no hablamos de los sufrimientos, dolores y las injustias que les ocurrieron a nuestras mujeres, sino podemos hablar de la alegría de compartir con honor el mundo y la vida juntos y podemos convertirla en realidad. Hoy, desgraciadamente, nuestra ocupación más importante es dejar de llorar y compartir los dolores. Sabemos que el fuego al primero arde sus corazones en las noticias de cada mártir.  Tenemos que recordar que no tenemos ningún otro remedio más que no olvidar el lugar de “las ovejas pintadas con alheña” y las madres que los crecieron, más que el paz y la hermandad en  la historia de este país. 

La democracia no es sólo un deseo sobre el papel ni un estilo de vida que nos lo concedan los otros. Menos que llevemos la democracia desde nuestras casas a las calles, desde nuestros pensamientos a nuestras actitudes y nuestros comportamientos; siempre se quedará incompleta y argumentativa. El Derecho, los derechos humanos, la igualdad y la justicia al primero empiezan con nosotros y desde nosotros. Si nuestro país tiene muchos problemas en este sentido, uno de sus motivos son nuestras debilidades individuales y sociales en la foto que he dibujado yo. Hoy, nuestro país está pasando por un período en el que estos valores se prueban a través de las mujeres y los niños. Felicito el 8 de Marzo, el Día Mundial de la Mujer Trabajadora con estos sentimientos y pensamientos con esperanza a pesar de todo tipo de negatividad.

Mientras los que crearon la Epopeya del 18 de Marzo estaban escribiendo el prólogo de la República de Turquía, allí los que tenínan la más esperanza fue las madres. ¿Por qué el Veterano Mustafa Kemal Ataturk escribió esa famosa carta a las madres de los soldados de Anzac, después de que dejó miles de luto detrás de sí misma una generación que iba a cambiar el mundo, que hicieron luchar unos contra otros en las garras del imperialismo? ¿Por qué dijo las palabras “Paz en la Patria, Pazen el Mundo” después de la Independencia?  Sin saber estos; cada celebración quedará incompleta, cada palabra en el aire. Les conmemoro a nuestros mártires, a nuestros ancestros, a aquellas buenas personas una vez más con gratitud, respeto y misericordia.

Mis Compatriotas Valiosos,

Estamos recibiendo la primavera todos juntos trabajando, produciendo, compartiendo. En el contenido de nuestra revista ustedes leerán los desarrollos sobre estos, los resultados que nos han puestos orgullosos, nuestras preparaciones sobre los nuevos y nuestro entusiasmo. Estamos diseñando y realizando juntos la diferencia, la actitud y las obras de Karşıyaka. Les doy las gracias sinceramente a todos los contribuyentes, a los compatriotas valiosos quienes han estado siempre con nosotros. Siempre oirán buenas noticias de nuestra parte.

Les saludo a todos ustedes con respeto, cariño y deseos más sinceros. 

El Alcalde de Karşıyaka
Hüseyin Mutlu Akpınar